4 historias de 4 grandes mujeres pescadoras

JARA Y SEDAL

 

 

 

No hace muchos años ver una mujer practicando la pesca era casi una utopía. A día de hoy son cada vez más las féminas involucradas en esta bonita pasión. Hoy os presentamos cuatro de ellas. 

Una vida entera dedicada a la pesca deportiva

30/11/2017 | Juan Carlos García

La primera historia que trataremos es de una pescadora llamada Cristina. Una mujer entregada a su pasión por la pesca.

Cristina nos cuenta que lleva pescando toda su vida y probando todas las modalidades, pero a la que más tiempo se ha dedicado es al carpfishing y en la actualidad al feeder, siendo actual campeona de Castilla y León.

Cristina comenzó a pescar por su padre, él no era un consumado pescador, pero llevaba a toda la familia los domingos a pasar el día al campo. Él dejaba una caña echada por si le picaba alguna carpa. A ella con tres años la ponía con un palo y un sedal a pescar sardas, alguna sacaba, mientras su madre le ayudaba a desanzuelarla, así hasta que pudo hacerlo sola.

Después conoció a su actual marido. A él también le gusta pescar, estuvieron varios años dedicados a la pesca al lucio para posteriormente dar el salto al carpfishing. Es en esta modalidad donde conoció a su gran amigo Fran Requejo, quien un tiempo después hizo que descubriera una modalidad de pesca poco conocida en Castilla y León, el feeder. Fue él quien la enganchó a la pesca de competición. En la actualidad forman un gran equipo.

Cristina nos cuenta alguna anécdota que ha tenido pescando. Ella se queda con algunas capturas más que llamativas que ha tenido al feeder. Por ejemplo recuerda sacar una lucioperca de 4kilos, un siluro de 6, un chanel y una gran carpa de 10 con un anzuelo del 16 y un bajo de línea del 0,16 la cual tardó más de 30 minutos en poderla meter en la sacadera. Este ejemplar lo recordará el resto de su vida.

Lo que más le gusta de la pesca a Cristina, es la sensación de superación, cada día de pesca es un reto y siempre se están aprendiendo cosas nuevas y eso le gusta.

Pasión y dedicación por el carpfishing

La segunda de estas grandes mujeres es Belinda. Una mujer que lleva pescando 7 años en la modalidad de carpfishing.

Belinda empezó a pescar por su marido, él es pescador desde niño, comenzó yéndose con él los fines de semana para así poder pasar más ratos juntos, era una manera de compartir momentos y aventuras a pesar de que no le gustaba mucho pescar.

Todo cambió cuando un día le dejó una caña, desde ese momento no puede despegarse de ella y ahora casi le gusta más a ella que a él.

Belinda nos cuenta alguna anécdota, dice que durante estos años han sido muchas, pero recuerda que un día sacando una carpa, ésta se le desanzueló mientras la traía y justo picó en otra caña, cuando todavía seguía recogiendo la anterior. La lanzó al suelo y con los nervios y la emoción se dio cuenta que no era su caña sino la de su marido David ¡No pararon de reír todo el día!

Lo que más le gusta de pescar es la tranquilidad que encuentra en cada salida y romper con la vida de asfalto que lleva a diario en el trabajo. De hecho duerme mejor en el río que en su casa.

Ilusión y sensaciones mientras pesco

Nuestra tercera historia tiene nombre propio: Polita. Una mujer que desea tener un rato libre para dedicárselo a su pasión por la pesca al carpfishing.

Polita lleva tres años pescando y empezó al ver cómo su anterior pareja le ponía muchas ganas a la preparación de los cebos y de los materiales y más viendo que los resultados iban llegando. Eso le motivaba y llegó a la conclusión que ella tenía que probarlo.

A partir de ahí se compró su primera caña… luego la segunda… y así sucesivamente. El comienzo no fue fácil ya que pasó casi un año hasta que consiguió clavar su primer pez, con eso fue más que suficiente para engancharse de una forma brutal. Su pasión aumenta día a día y aunque sea sola o acompañada busca cualquier rato libre para ir a pescar.

Polita nos cuenta que recuerda el día en que pescando en el embalse de Alcántara, todos estaban dormidos la siesta y de repente comienza a sonar una de sus alarmas a pesar de no tener todavía mucha destreza con el carrete y sus frenos, pero no quería molestar a nadie y demostrar su valía como pescadora. En definitiva, acabó a un kilómetro de sus compañeros, pero consiguió sacarla ella sola.

A Polita lo que más le gusta de la pesca es la organización, la tranquilidad de los sitios, las vistas y sobre todo la compañía para pasar unos días tranquilos.

La pesca es su vida y su veteranía un grado

Esta última historia está dedicada a una mujer que lleva pescando 21 años. Su nombre es Luci y practica la pesca al carpfishing con mucha asiduidad junto a su pareja Manuel.

Los dos comparten afición y frecuentan semanalmente muchos escenarios de pesca tanto nacionales como europeos. Ellos son ya unos pescadores muy conocidos y queridos allá donde van.

Luci nos cuenta una de las muchas anécdotas que ha tenido en su dilatada vida como pescadora. Recuerda que en una de las sesiones que ha tenido en iktus como nada más llegar pescar una carpa koi, y sacar la misma koi el último día antes de marcharse.

Luci ama la pesca y disfruta como si fuera su primer día. Al igual que las demás. Estas cuatro mujeres son todo un ejemplo a seguir y demuestran cómo la pesca es tanto de hombres como de mujeres. Muchas gracias a ellas y al resto de mujeres que practican esta afición por hacerla aún más grande y bonita.

0 comments