Adelantan el cierre de la pesca de trucha por la sequía

 

 

 

 

El Gobierno de La Rioja ha tomado esta decisión para proteger la “delicada” situación de las poblaciones trucheras por el “anormal” estado de los ríos

El Gobierno riojano ha decidido adelantar, de forma generalizada, el cierre de la temporada de pesca de trucha, dada la elevada vulnerabilidad de las poblaciones trucheras provocada por el “anormal” estado en el que están los ríos tras varios meses de ausencia de lluvias y altas temperaturas.

El Boletín Oficial de La Rioja (BOR) publica este miércoles una resolución de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en la que se adelanta ese cierre para proteger la “delicada” situación de las poblaciones trucheras de la comunidad riojana.

El Gobierno regional, en una nota, ha reconocido que, desde hace ya varios meses, “los tramos fluviales trucheros riojanos soportan una difícil situación, desconocida hasta ahora”, que motivó, el pasado mes de mayo, el cierre del coto de Peroblasco por la escasez de caudal.

Sus datos indican que la ausencia de precipitaciones y las altas temperaturas ambientales han provocado un notable aumento en la temperatura del agua y unos caudales circulantes muy inferiores a lo normal en esta época del año en todos los ríos, dado que solo los tramos regulados por embalses mantienen niveles adecuados en ciertos tramos.

A esta combinación de bajos caudales y altas temperaturas se suma que, desde hace más de un año, apenas ha habido crecidas que limpien los ríos.

El resultado es un incremento de las áreas de sedimentación de materia orgánica, un crecimiento excesivo de vegetación acuática en los cursos bajos, un aumento de la demanda biológica de oxígeno para descomponer la materia orgánica y, en general, una mayor vulnerabilidad para las poblaciones de peces, que se ven privadas de refugio y de condiciones adecuadas de habitabilidad, ha dicho.

Estas condiciones ambientales están provocando una situación de sobredepredación, posible furtivismo, brotes locales de mortalidad asociada a altas temperaturas y proliferación de patógenos habituales en situaciones de estrés.

Como excepción a la resolución, se mantiene la práctica de la pesca hasta la fecha habitual en los embalses de Mansilla, Ortigosa y en el coto del embalse de Pajares; así como en los cotos que reciben aportaciones de embalses, como son los de las Viniegras en el río Najerilla y los de Villanueva y Viguera en el Iregua.

Los permisos emitidos en cotos de pesca que queden sin disfrutar debido a esta medida serán compensados por diferentes vías, como son el reembolso del coste abonado por el pescador o el canje por permisos de la temporada de pesca del próximo año.