Agua de sobra

 

 

El fuerte caudal que presentan los ríos regionales está condicionando un buen inicio de la temporada truchera / La crecida de los ríos perjudica a los aficionados a la pesca

Un pescador soriano durante una jornada de truchas en aguas del río Duero. – L. FUENTE

LEONARDO DE LA FUENTE / VALLADOLID
20/04/2018

La temporada de pesca de trucha que arrancó hace un mes en la Comunidad continúa adelante con la tónica generalizada del mal estado que, para la pesca del salmónido, presentan la mayoría de los ríos de la región. El fuerte régimen de lluvias que se ha mantenido prácticamente durante todo el mes de marzo, y durante un buen número de días de abril, sumado al importante y acelerado deshielo de las nieves ha provocado que los ríos hayan aumentado considerablemente su caudal, al igual que le ha sucedido a los distintos pantanos de la cuenca del Duero.

Haciendo bueno el refrán de que nunca llueve a gusto de todos, mientras que el segundo dato, el de que los embalses vayan llenándose irremisiblemente era muy esperado y ha sido muy bien recibido por todo el colectivo pescador, que lo ha considerado como una de las mejores noticias del año después del estado lamentable que presentaban los pantanos regionales a finales de año, tras la importantísima sequía que soportaron durante meses, el otro apartado, el de la crecida de los ríos está jugando clarísimamente en contra de los aficionados a la pesca, que han salido perdiendo de todas, todas, pues han sido muy pocas las jornadas en las que los cañistas han podido realizar su actividad a gusto.

Ríos muy altos, en su mayoría barrados y con aguas muy frías provenientes del deshielo, nunca fueron buenos compañeros de pesca. También algunos pantanos tuvieron que desembalsar agua al no poder albergar más, como en el caso del Arlanzón, en Burgos, o el pantano de Linares del Arroyo, en Segovia.

En este sentido, el pescador también debe de tener especial precaución pues no es infrecuente llevarse el susto de tu vida cuando te encuentras pescando dentro del cauce de un río y compruebas, casi sin tiempo de reacción, como el río aumenta su caudal en unos segundos como le sucedió a un pescador leonés, que a punto estuvo de perecer ahogado mientras pescaba en el AREC Luna (Aguas en Régimen Especial Controlado) a la altura de la localidad leonesa de La Magdalena. Según denunció este aficionado al diario digital astorgaredacción «una regulación de válvulas del pantano de la Selga de Ordás, de la que no avisaron los ingenieros del embalse, provocó una crecida de agua de hielo a cuatro grados de temperatura tan enorme que casi no consigo salir del cauce, al multiplicarse por más de cuatro el caudal del río Luna, que pasó de 4 a 18 metros cúbicos de superficie decúbicos en pocos segundos».

La suelta de agua del pantano hizo subir el río de tal forma que se llevó al pescador arrastrado varios metros hasta que pudo agarrarse a unas ramas. En este sentido y una vez consultado con la Confederación Hidrográfica del Duero, que tienen constancia de este percance, la entidad hidrográfica recuerda: «Contamos con una importante información y herramienta para los aficionados a la pesca en la dirección; www.chduero.com, una página que cada día es más visitada y donde mostramos el estado de las aguas embalsadas en todos los pantanos de la región, así como la información de todos los ríos, en tiempo real».

Es conveniente recordar a los aficionados que extremen las precauciones en ríos con abundante caudal y que tomen medidas al arrimarse a taludes y caminos ribereños, que aunque siempre estuvieron en perfecto estado después de la riadas pueden haber sufrido daños. Se recomienda extremar las precauciones al andar por un río, si es que éste permite la posibilidad de pescar desde dentro del cauce porque tras estas avenidas los fondos podrían haber cambiado considerablemente.

DESDE LA OTRA ORILLA Autonómico con cebador

El Escenario Deportivo Social de pesca del embalse de San José, en la localidad vallisoletana de Castronuño, acoge este domingo la primera de las dos mangas del Campeonato Autonómico de pesca de agua dulce con cebador o feeder.

El escenario no presenta las mejores condiciones para la pesca, con un gran nivel en las aguas del pantano y además con bastante turbidez en las mismas en una semana en la que el río Duero, y los afluentes tributarios de este cauce, no dejan de aportar agua por lo que las previsiones de poder realizar buenas pescatas no van a ser las mejores precisamente.

Esta competición regional tendrá su segunda manga el próximo día 3 de junio, cuando en el E.D.S. de San Miguel del Pino de Valladolid, también en el río Duero, se medirán los mejores cañistas de esta especialidad con cinco billetes en juego para poder conformar el equipo regional que disputará el Campeonato de España del año 2019. En ambas jornadas de competición se pescarán dos mangas de pesca de tres horas y media de duración cada una.

AGUAVA… Un pez de plata a precio de oro

El pescador asturiano de Ribadesella Juan Antonio González, ‘El Sastrín’, logró capturar el pasado domingo el primer salmón de la temporada de pesca con muerte en Asturias, el ‘Campanu’. El primer salmón del año paró el fiel de la báscula en 7,190 kilogramos, llevando la cinta métrica hasta los 87 centímetros de longitud. El pez más mediático de España fue pescado en la zona de pesca libre de El Arcu, en el Sella.

En la temporada 2017 este mismo cañista capturaba también el primer pez de este cauce asturiano, un salmón plateado del Atlántico que, a pesar de no ser el campanu de Asturias, pero sí del Sella, le proporcionó a su pescador 9.900 euros. En esta edición, el Campanu 2018 fue subastado y adquirido por el afamado pescador José María Mori Cuesta, ‘El Marqués’, propietario del restaurante El Campanu de Cangas de Onís, que abonó por el ejemplar 11.900 euros.

0 comments