Alertan de pérdidas económicas si no se puede navegar en La Estanca

Más allá de un espacio de ocio muy querido por los alcañizanos, La Estanca también es un foco de atracción turística y por ende, de ingresos, que se podrían dejar de ingresar si continúa en las actuales condiciones.

De ello alertan las dos organizaciones que explotan su parte lúdica, el Club Náutico de Alcañiz y la empresa de actividades de ocio y turismo Karalom. Las pérdidas podrían ascender a miles de euros.

El gerente de Karalom, Ricardo Rodríguez, que lleva cinco años trabajando en el embalse, presentó ayer un escrito en el Ayuntamiento de Alcañiz en el que solicita que se arregle con urgencia la estación de desinfección del mejillón cebra, estropeada desde 2015. Por este motivo, la CHE prohibió la navegación en el estanque debido a que no se pueden desinfectar las barcas que entran y salen del agua. Este veto le supone a Karalom no poder llevar a cabo las actividades de ocio que realiza en el embalse.

De seguir así, perdería todo el trabajo que realiza desde este mes hasta agosto; lo que supone el grueso de su facturación anual y que le permite mantener abierta su empresa durante todo el año con otras actividades relacionadas con el turismo y emplear a más de 7 personas durante la temporada alta. Ahora ya tiene contratadas actividades con colegios de Zaragoza que, de continuar así, deberá cancelar. «Esta situación me rompe el verano y conllevaría el cierre de la empresa. Llevo cinco años trabajando que se irían al traste», comenta el joven de La Puebla, quien alerta que la pérdida de trabajo también supone una merma para los ingresos de otras empresas como bares, restaurantes o tiendas.

Al ser preguntado, el alcalde, Juan Carlos Gracia Suso, aseguró ayer que aún no había solicitado el arreglo de la estación de desinfección porque quería esperar a que comenzara la temporada porque todos los años se rompe la máquina y no quería repararla antes de tiempo. Sin embargo, al conocer la solicitud de Karalom, ayer encargó la reparación a la brigada, que necesita a su vez que la CHE les diga cuál es la empresa que instaló la máquina para recibir unas indicaciones sobre su funcionamiento. Al respecto, Karalom solicitó premura porque una vez esté arreglado el problema, se requiere una plazo de tiempo para que los técnicos de la CHE evalúen que todo está correcto, den permiso para navegar y después, los interesados, tramiten las solicitudes correspondientes.
Por otro lado, en el caso del Club Náutico los problemas son dobles. A los de la falta de la estación de saneamiento, que no permite entrar y salir embarcaciones y por tanto, no puede llegar ninguna barca de fuera; se une el bajo nivel del embalse, lo que impide navegar. Según la CHE, el 31 de mayo se prevé alcanzar los 3 hm³ de embalse y desde el 30 de junio hasta el final de la campaña de riegos se mantendrá en 3,5 hm³.

No obstante, desde el club, que renovó su junta recientemente, asumen que este año no podrán llevar a cabo cuatro competiciones, entre ellas, tres Campeonatos de Aragón de Vela. Tampoco sus socios podrán navegar con barcas. Solo podrán practicar windsurf. Con esta situación, el club se plantea que los socios no paguen este año sus cuotas, alrededor de 7.000 euros, que se unirían a los 2.500 euros que no ingresarán por las competiciones de la Federación.Su nuevo presidente, Fernando Muñoz, explica que estos problemas se suman a viejas reivindicaciones como la falta de limpieza, el «fracaso» de la ‘Marca Estanca’ y que el club no recibe ayuda económica por parte del Ayuntamiento como sí ocurre con otras asociaciones deportivas pese a contar con 128 socios y «estar abiertos» a realizar actividades.

0 comments