Carpin

Nombre científico:      Carassius auratus

Familia:      Cyprinidae

Orden:      Cypriniformes

Clase:      Actinopterígios (peces con aletas radiadas)

Peso máx.:      2,5 kg.

Longitud máx.:      40 cm.

Longevidad:      12 años

Nombres comunes:

En Galicia:     Carpín

En Cataluña:     Carpí

En País Vasco:     Urre-arraina

En resto de España:      Carpín, carpín rojo, carpa dorada

Es un ciprínido que raramente supera los 300 mm de longitud, siendo el tamaño de la cabeza relativamente grande comparado con el tamaño del cuerpo. La boca pequeña y terminal no tiene barbillas sensoriales. Su aleta dorsal es alargada y suavemente cóncava y tiene entre 25 y 35 escamas en la línea lateral. El color varía en las formas silvestres entre un tono castaño-verdoso y dorado, existiendo formas con colores y aspectos llamativos empleadas como ornamentales. Las características externas son muy similares a las de Carassius carassius, de la que se diferencia por el número de branquispinas: 39-50 en C. auratus y 22-33 en C. carassius.

Prefiere aguas poco profundas de lagunas y ríos de corriente lenta, con abundante vegetación y fondos blandos, encontrándose generalmente en las orillas. Es un pez resistente que puede subsistir en condiciones muy desfavorables como contaminación de aguas, falta de oxígeno y fríos invernales, que no pueden soportar otras especies. Durante el invierno, al igual que las carpas, permanecen casi completamente enterrados en el barro, limitando mucho su actividad hasta que llega la primavera. La freza se produce en aguas con densa vegetación sumergida en mayo-junio. Su alimentación es diversa, abarcando desde algas a invertebrados bentónicos.

Originario de Asia y Europa Central, aparece hoy en aguas de unos treinta países de todos los continentes. En Europa parece estar en expansión, y en algunas zonas no se sabe si es una especie nativa o introducida, presentando una amplia distribución en la actualidad. Su introducción en aguas españolas debió coincidir en el tiempo con la de la carpa, hacia el siglo XVII.

Debido a su caracter exótico, parece aconsejable limitar al menos su expansión, favorecida por el uso que se hace de este pez como cebo vivo.

Su pesca

Podremos utilizar los mismos sistemas de pesca que utilizamos para su hermana la carpa, pero con equipos menos robustos y cebos de inferior tamaño.

Observaciones:

Especie introducida, al igual que la carpa, que se ha aclimatado bien a nuestras aguas. Su expansión es debida, en gran parte, a su utilización como cebo vivo para la pesca de otras especies.

0 comments