Caspe alega falta de transparencia en la gestión del coto Mar de Aragón

El Coto Deportivo de Pesca Mar de Aragón vuelve a estar en el ojo de huracán.

A los problemas con el furtivismo, que ha registrado una disminución desde su acotación en julio del 2015, se une ahora la queja del Ayuntamiento de Caspe de falta de información en la gestión realizada durante estos meses por la Federación Aragonesa de Pesca y Casting (FAPYC).

«La Comisión Asesora solamente se reunió una vez en el momento de la constitución. Siete meses más tarde de la acotación, no nos hemos reunido para conocer los pasos que se han ido dando en el embalse ni tampoco de la recaudación», anuncia Jesús Senante, alcalde de Caspe. A esta queja se une la falta de representación en la comisión asesora, donde Caspe cuenta con un único voto teniendo el 53% del territorio del pantano.
Esta reclamación es unánime en el resto de grupos políticos que componen la corporación municipal. Aragón Sí Puede y Chunta Aragonesista, las formaciones más críticas hablan de «privatización» de las aguas caspolinas. «No es lógico que en todo este tiempo no sepamos nada. Además siempre nos hemos mostrado en desacuerdo con esta calificación. Nosotros siempre apostamos por la figura de Paisaje Protegido. Esta protección es más amplia y aborda a muchas más actividades que la pesca», recalca Rafael Lumbreras, portavoz de CHA. «Un embalse es mucho más que poner tablillas, cuatro guardias y cobrar entrada», manifiesta Ana María Lasheras, de Aragón Sí Puede. Más cauto se muestra el grupo del Partido Popular que recuerda que la acotación fue una reivindicación, aunque sí reclaman falta de comunicación. «No nos olvidemos que estábamos ante una reivindicación histórica. Otra cuestión es que no haya habido información de las actuaciones realizadas. Eso sí que se lo cuestionamos a la federación», indica Ana María Cabrero, portavoz del PP.

Ante esta queja, la Federación pide calma y se compromete a reunirse con los seis ayuntamientos con implicación en el embalse a mediados de marzo para informarles sobre las actuaciones. «Es el Gobierno de Aragón el que convoca la Comisión Asesora y están esperando a la finalización de una auditoría. Además la intención de esta entidad es reunirnos con todos los municipios para consensuar un documentos de inversiones en este 2016», remarca Víctor Otal, su presidente. Otal reitera que a pesar de que la Federación es la gestora, el ejecutivo aragonés cuenta con unos órganos de seguimiento para controlar todos los pasos. «Contamos con varios mecanismos de control por parte de DGA, como unas comisiones de seguimiento integradas por técnicos», destaca.

Desde julio de 2015, el embalse de Mequinenza ha recaudado 248.000 euros. Esta cifra ha superado las expectativas iniciales de la FAPYC, que había estimado una recaudación inferior. «Quisimos ser cautos y realizamos inversiones en este 2015 por valor de 120.000 euros. Ahora tenemos dinero en caja que debemos decidir dónde vamos a destinar y lo haremos en esa reunión con municipios», señala Otal. Las primeras actuaciones realizadas en el embalse fueron la contratación de tres guardias, que ha supuesto una rebaja en el número de denuncias. Así como en las tareas de limpieza. «Aquí admito cierto retraso en la contratación, pero ya estamos encaminados», detalla.

Precisamente, los problemas tanto de limpieza como de furtivismo se han trasladado aguas arriba del Mar de Aragón. Concretamente, desde la reserva de Fuentes hasta el embalse de Mequinenza, donde agentes políticos y sociales ya están empezando a dar los primeros pasos para solicitar un coto de pesca. El pasado sábado se convocó a una asamblea a representantes de las federaciones aragonesa y española para estudiar su viabilidad económica.

0 comments