El sector de la pesca, molesto porque la «tregua» no incluye al siluro

La Plataforma mantiene la manifestación del 23 de abril en Zaragoza contra la política de DGA

por | Mar 23, 2017 | Bajo Aragón Caspe, COMARCAS

Un balón de oxígeno que les permitirá respirar en los próximos meses pero que no es, ni mucho menos, la solución a su sentencia de muerte. Así ve el sector de la pesca bajoaragonesa el auto por la que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) suspende cautelarmente el Plan de Pesca de Aragón de 2017 aprobado en las Cortes el pasado 22 de febrero.

Esta normativa aplicaba la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a la captura y muerte de especies invasoras como el black bass, el lucio perca o la carpa, una medida contra la que se han manifestado de forma masiva asociaciones, clubes y federaciones de toda España. Para el Bajo Aragón Caspe suponía poner fin a un sector que genera cada año seis millones de euros.

Ahora, la sentencia del TSJA establece que atendiendo a la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad «se deduce que pueden existir excepciones a la erradicación de estas especies. Y que en cualquier caso pueden adoptarse medidas de control, sin sacrificio». No obstante, el auto solo hace referencia a la trucha arcoíris, carpa común y black bass por lo que no evita el sacrificio del siluro. Esto ha molestado mucho a los pescadores de la zona, donde este pez está muy arraigado. No entienden cómo no se incluyó en el recurso de la Federación Aragonesa de Pesca.

¿Qué ocurrirá ahora?

Ante esta medida comienza un periodo de tregua parcial de un año en el que el sector de la pesca no va a dejar de reivindicar su objetivo final que no es otro que se modifique la Ley nacional para mantener la actividad tal y como se ha desarrollado hasta ahora. Por ello, se mantiene la concentración y manifestación convocada por el 23 de abril en Zaragoza que se prevé «multitudinaria» y en la que el sector pedirá la «dimisión inmediata de los políticos que votaron a favor de la pesca y luego legislan matando a peces».

En materia nacional podrían producirse buenas noticias en breve. El Ministerio de Medio Ambiente está avanzando los trámites para modificar la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, la única solución posible para evitar la captura y muerte. Para ello, hay que contar con las 3/4 partes del Congreso.

Sensación agridulce en el sector

Desde la Plataforma en Defensa de la Pesca aseguran que la medida cautelar «no es una mala noticia» pero tampoco buena puesto que no pone solución al problema, especialmente al del siluro al no impedir su sacrificio. «Fue introducido en el 74 y ahora ya está totalmente aclimatado», comenta su portavoz, Agustí Albiol, quien destaca que la asociación luchará por «recuperar la dignidad del sector». Desde la Plataforma ponen todas las miradas en el Gobierno de Aragón, al que culpan de no situarse de lado del sector y de escudarse en las «interpretaciones jurídicas» de una Ley estatal. «No han tenido voluntad de modificar el Plan de Pesca y le echan la culpa a sus servicios jurídicos cuando se ha visto que todo es interpretable», afirma Albiol, quien destaca que otras comunidades han sido más permisivas con el sector. Por ejemplo, en Cataluña, donde han aceptado que no se sacrifique la carpa y la trucha arcoiris.

Las asociaciones, clubes deportivos, colectivos y federaciones de la comarca del Bajo Aragón Caspe aseguran estar «contentos» con la noticia, pero se muestran cautelosos al no tratarse de una decisión definitiva. Por ello, han comunicado que continuarán como hasta ahora, es decir, reclamando la modificación de la Ley nacional que prohíbe la captura sin muerte de invasoras.

«Esto es solamente un respiro para las competiciones que tenemos programadas, pero todavía nos queda mucho camino por recorrer», explica Luisa Serra, presidenta de la Sociedad Deportiva de Pesca de Caspe. Desde este colectivo se critica la elección de especies dentro de la suspensión, entre las que no aparece ni el siluro ni la lucio perca. «Se trata de las especies más comunes en la zona de Caspe», afirma. Serra asegura que a nivel deportivo la suspensión por parte del TSJA es buena noticia, pero que a nivel económico nada ha cambiado, y que continúa su «pesadilla», ya que esta medida supondrá a los clubes y asociaciones pérdidas importantes en lo que a turismo se refiere.

Por su parte, Fausto Piazuelo, presidente de la Asociación Deportiva Mar de Aragón, que la componen más de cincuenta pescadores, se mostró contento por la decisión del TSJA, aunque algo inseguro por los plazos. «Tenemos este año cubierto pero nos preguntamos qué pasará al siguiente», opina Piazuelo. «No hay que fiarse, así que nosotros continuaremos con la lucha». Su agrupación ha confirmado que acudirá a la concentración del 23 de abril pase lo que pase.

«Mejor» pero no «buena»

Las localidades de la zona también se consideran las grandes afectadas. Según el alcalde de Caspe, Jesús Senante, la situación ha mejorado, aunque critica la elección de las especies que se incluyen en la lista de invasoras. «No entendemos cómo se ha dejado fuera al siluro, este pez continúa en pesca y muerte, y es el más común en esta zona». Senante recuerda que, a pesar de los cambios, «el impacto económico sigue siendo gigantesco».

En el caso del pantano de Caspe, la pesca deportiva supone el 20 por ciento de las ganancias de este negocio. «No estamos tan contentos como podríamos estar», señala. «La mayor invasión es el propio pantano que nos impusieron, eso es lo que tendrían que eliminar, no los peces», denuncia el alcalde caspolino.

Algo similar opina el alcalde de Chiprana, Javier Nicolás. «Es una buena noticia pero a largo plazo el objetivo es la proposición no de ley para cambiar ese real decreto (la Ley 4/2007) y que no tengamos que estar siempre con los mismos problemas», explica. «Lo que queremos es que la práctica de la pesca sea deportiva, sin necesidad de pesca y muerte», opina Nicolás.

Según el alcalde de Chiprana, la pesca es un pilar muy importante en la economía tanto de su municipio como para toda la comarca del Bajo Aragón-Caspe. Javier Nicolás asegura que si la situación continúa como hasta ahora se perderá «uno de los recursos más importantes con los que cuentan».

Por último, la Comarca del Bajo Aragón Caspe no teme en lo que al turismo se refiere. «No creemos que esta medida tenga un gran impacto en el turismo de la zona, lo seguiremos potenciando desde la comarca con otras medidas», opina el consejero de Turismo , David Rovira.

Las reservas internacionales se han reducido entre un 25 y 50%

Los problemas que atraviesa la pesca deportiva ya se están notando en el territorio y alertan que pueden ir a más en un sector en el que Aragón es una de las comunidades punteras en España. Los datos ya son demoledores para un sector que, junto a la caza, mueve alrededor de 6.400 millones de euros anuales en España. En el Bajo Aragón Caspe también es uno de los focos de creación de empleo más importantes. En el Mar de Aragón la pesca supone seis millones y en Ribarroja, más de nueve.
Con la temporada ya iniciada, en Aragón ya se han visto reducidas entre un 25 y un 50% las reservas internacionales según datos de la Plataforma en Defensa de la Pesca. El sector da trabajo durante gran parte del año a hoteles, casas rurales, tiendas especializadas, supermercados, guías y guardas, entre otros. La asociación destaca que en una época en la que todas las administraciones trabajan por aminorar la despoblación, «no se puede dejar perder» un sector muy arraigado en el medio rural y que «desestacionaliza el turismo más allá de julio y agosto». «Aportamos dinamización a territorios muy afectados por el éxodo demográfico. Si se termina la pesca deportiva, este problema iría a más», explica el portavoz de la Plataforma, Agustí Albiol.

En todo el país ya hay 81 cotos de pesca que no han abierto esta temporada y muchas tiendas especializadas están comenzando a cerrar. «Los propietarios están aguantando esperando a que todo se soluciones despidiendo a los empleados», comenta Albiol, quien asegura que es muy complicado que las tiendas que echan el cierre ahora vuelvan a abrir en el futuro aunque la situación se solucione.