El Seprona, un referente en la salvaguarda del medio ambiente con 30 años de experiencia

DIARIO DEL ALTO ARAGON

 

 

Este cuerpo especializado ha logrado un reconocimiento a nivel nacional e internacional

PABLO BORRUEL     |      24/06/2018

 

HUESCA.- A partir de la creación de las primeras patrullas todoterreno motorizadas en el año 1982, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) nació seis años más tarde con una importante labor legisladora y de protección del medio ambiente que le ha valido el respeto ciudadano y su reconocimiento internacional durante una dilatada trayectoria de treinta años.

Así describe los inicios de este cuerpo especializado el capitán jefe de la Tercera Compañía de la Guardia Civil, Arturo Notivoli, que a su vez ha sido responsable del Seprona de la provincia durante quince años y miembro de este cuerpo especializado desde 1995 hasta 2018.

Respecto a las primeras patrullas motorizadas recuerda que actuaban en el marco de cuatro leyes básicas relacionadas con la ley de caza, pesca, montes y aguas.

La creación del Seprona en el año 1988 obedece, según Notivoli, “a un mandato constitucional” en el que se afirma “que todos los españoles tienen derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado y los poderes públicos velarán para que esto sea así”.

En cualquier caso, considera que los inicios del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil “fueron muy básicos” y las “patrullas motorizadas pasaron a llamarse patrullas del Seprona”.

A partir de entonces, detalla, “se crea un equipo de investigación muy básico por un cabo y dos guardias que se encontraba en la cabecera de la Comandancia”.

Se trataban de unos primeros momentos en 1988, “donde la concienciación medioambiental era muy elemental, no existían delitos en el código penal y solo había uno de atentado contra el medio ambiente, que era el de efectuar vertidos y emisiones a la atmósfera que fueran gravemente perjudiciales para el medio ambiente y la salud de las personas”.

En ese momento, la Guardia Civil pasó a ser la encargada de “velar por los montes públicos, bosques y aguas, con ese cometido de vigilancia y fiscalización de las actividades en el medio natural”.

En este sentido, subraya que el “Seprona es la primera policía ecológica y medioambiental de Europa y una de las primeras del mundo. Estamos reconocidos a nivel mundial y somos un referente a nivel internacional”.

De modo progresivo, se va introduciendo la concienciación ambiental en la sociedad y, de este modo, este cuerpo especializado va ampliando sus equipos y tecnificando mucho más su formación. En la actualidad, “los agentes del Seprona están muy bien formados con unos niveles técnicos acordes a la demanda medioambiental del siglo XXI e involucrados en muchas instituciones y organizaciones nacionales e internacionales”.

EL SEPRONA EN LA PROVINCIA

En el caso de la provincia de Huesca, el Seprona también comenzó con las patrullas motorizadas en 1982 desde los puntos de Jaca, Sariñena (que desapareció), Hecho (que se trasladó a Monzón por razones de operatividad), Graus y Fraga.

En estos momentos, las patrullas del Seprona operan desde Jaca, Monzón, Graus, Fraga, Fiscal (destacamento del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido) y la sección de la Comandancia de Huesca formada por el equipo de investigación, oficina técnica, oficial jefe y la Patrulla de Protección de la Naturaleza (Paprona), “que les permitía acceder a sitios donde se podía antes inaccesibles con las motos aplicando la ley a rajatabla”.

En aquel momento, el Seprona “fue una especialidad muy temida por los cazadores porque interpusieron muchas denuncias por infracciones a la ley de caza que hasta ese momento habían quedado impunes”.

En opinión de Notivoli, “el reto actual es potenciar mucho más el ámbito de investigación penal y policial relacionado con delitos medioambientales”.

Además de una intensa formación en aspectos relacionados con la legislación ambiental, este cuerpo especializado de la Benemérita realiza cursos con otras instituciones además unas pruebas de actualización de la propia especialidad a nivel provincial.

Todo ello, “siguiendo de forma estricta protocolos de actuación acordes con una legislación ambiental y de protección animal cada vez más exigente”, añade.

EL SEPRONA DE HUESCA, UN REFERENTE NACIONAL

La concienciación en materia de la educación ambiental en las escuelas es para el exjefe del Seprona de Huesca una de las cuestiones a mejorar.

“Lo que echo de menos es una mayor incidencia en el aspecto de una educación ambiental en todos los niveles y desde los colegios como una asignatura obligatoria”. matiza.

En este sentido, considera esencial que los niños, desde que empiezan a ir a la escuela, “se eduquen con esta trayectoria de respeto al medio ambiente y de tener unas conductas medioambientalmente cívicas asumidas como intrínsecas en cada persona”.

Puso como ejemplo la gestión de los residuos cuando uno sale al monte o al aire libre. “Se debe incidir en ello porque el medio ambiente es de todos y es algo que repercute en la salud de todos”.

A juicio del capitán jefe de la Tercera Compañía de la Guardia Civil, “el Seprona de Huesca ha sido un referente durante muchos años porque éramos una humilde sección, con poca gente y hemos hecho unas operaciones extraordinarias tanto a nivel nacional como internacional que han sido muy importantes”.

Para Arturo Notivoli, “la idiosincrasia de la provincia de Huesca es muy particular al tener muchos espacios naturales protegidos, una importante carga turística y todo eso es directamente proporcional a la incidencia medioambiental negativa que puede tener en el entorno natural”.

De hecho, muchas de las actuaciones del Seprona se han centrado en la prevención, vigilancia y actuación sobre las incidencias negativas que pueden tener las actividades humanas en el medio natural oscense”.

Por ello, uno de los objetivos de este cuerpo especializado es que “es uno de los garantes en que ese paraíso natural que tenemos en nuestra provincia pase a las generaciones futuras, por lo menos tal y como nosotros los hemos encontrado. Ese fue uno de mis retos cuando me hice cargo de la sección y me voy con la conciencia tranquila de haberlos cumplido”.

Por otro lado, también destaca las labores realizadas en la zona sur de la provincia, “donde existe una carga ganadera muy importante, con todo lo que ello conlleva dentro de las actuaciones del Seprona en cuanto a engorde ilegal, vertidos y residuos”.

Gracias a ello, “se han puesto sectores en orden que estaban muy desordenados y la salud ambiental en la provincia de Huesca es muy óptima”.

Por último, se muestra agradecido al conjunto de “la sociedad de la provincia por el reconocimiento que tiene hacia el Seprona de Huesca, que te anima a seguir adelante en general y, sobre todo, por su colaboración ciudadana, desinteresada en muchos asuntos, que al final ha concluido con grandes operaciones”.