Incautados 2700 kilos de pescado no apto para el consumo humano en San Juan de Mozarrifar

PERIODICO DE ARAGON

Los peces, carpas y siluros, estaban dispuestos en cajas con hielo para mantener el pescado más fresco, antes de ser transportados fuera de España. En el interior de la nave se hallaron embarcaciones neumáticas, redes, máquina para hacer hielo y multitud de efectos para desarrollar esta actividad

Siluro incautado en Zaragoza – POLICIA ZARAGOZA

EL PERIÓDICO
05/10/2018

Sorprendente hallazgo en Zaragoza. Agentes de la Policía Local de Zaragoza y el Seprona hallaron 2767 kg de siluros y carpas almacenadas en una nave situada en San Juan de Mozarrifar (Zaragoza). El pescado estaba conservado en hielo y dispuesto para ser enviado a Rumanía, país en el que este tipo de peces es muy apreciado. 3 varones, todos de nacionalidad rumana, están siendo investigados por estos hechos.

La operación comenzó el pasado 27 de septiembre, cuando el SEPRONA recibió un aviso de que en una nave de San Juan de Mozarrifar podrían estar almacenando peces pescados de manera ilegal.Tras esto, los agentes del SEPRONA solicitaron colaboración al Servicio de Sanidad del Gobierno de Aragón para que se personasen en el lugar veterinarios de dicho organismo.

Tras esto, se realizó una inspección en la nave y se comprobó que se almacenaba cajas de plástico que contenían gran cantidad de ejemplares de siluros y carpas. Los envases se encontraban apilados y con hielo para mantener el pescado más fresco.

En la nave también se encontraron embarcaciones neumáticas, artes de pesca (cañas, anzuelos, sedal…) 5 sacos que contenían redes de pesca, 2 básculas de pesaje, 5 sacos que contenían redes de pesca y 2 básculas de pesaje.

Finalmente, se comprobó que los dueños de la nave no poseían permiso alguno para el almacenamiento de la nave.

PESCADOS EN EL EBRO

De la investigación realizada sobre estos hechos se ha podido determinar que dicha nave fue alquilada en el mes de abril, presuntamente para almacenar materiales de construcción, desconociendo el propietario de la misma que el arrendatario estuviese dedicándose a esta actividad ilegal.

Además se pudo constatar que los ejemplares eran capturados en el río Ebro, durante la tarde noche, con redes y numerosos anzuelos en la misma línea, y que los identificados  instalaban cañas de pescar en ese punto del río para que, en caso de ser sorprendidos por las fuerzas de seguridad únicamente pudieran ser denunciados al carecer de licencia o en horario no permitido.  Una vez retiradas las redes, los ejemplares capturados eran introducidos en un vehículo y cubiertos con las embarcaciones desinfladas para ocultarlos por si, durante el trayecto, fuesen identificados en algún control.

La mercancía se trasladaba a la nave donde se manipulaba y disponía en cajas con hielo, para mantener el pescado fresco, hasta que fuese introducido en furgonetas frigoríficas para su transporte a Rumanía, país en el que son muy apreciados este tipo de ejemplares.

0 comments