La carpa será considerada especie invasora en la orden de pesca regional

HOY.ES

Cuando se publique la norma no podrá ser devuelta al agua tras ser capturada y para su retirada habrá que seguir la normativa sobre residuos animales

Un aficionado a la pesca deportiva en el río Guadiana en Mérida. / HOY

La carpa, una de las principales protagonistas de los ríos y pantanos extremeños, pasará a ser considerada una especie invasora en la región. La orden de veda de pesca de 2017 que prepara la Junta de Extremadura, y que este jueves fue aprobada por el consejo asesor regional, incluye esta medida.

Esta novedad se debe a una modificación que tuvo lugar el pasado año en el catálogo español de especies exóticas invasoras tras una sentencia del Tribunal Supremo que dio la razón a varias asociaciones.

En 2011 se aprobó una norma que identificaba tanto las especies exóticas invasoras como las que potencialmente podrían llegar a serlo. En este último grupo se incluyó la carpa, pero sólo para las comunidades de Galicia, Cantabria y Baleares.

En 2013 se aprobó un nuevo real decreto en el que se eliminaba el listado de potenciales invasoras y se elaboró un catálogo único. De esa forma, muchas especies salieron de las medidas de control, entre ellas la carpa.

Pero varias asociaciones recurrieron y el Tribunal Supremo estimó en parte sus argumentos en una sentencia dictada el pasado año. Respecto a la carpa, afirmó que debía ser considerada como especie exótica e invasora. Para ello, se basó en un estudio realizado por un catedrático de Zoología, quien apreció en este pez un elevado potencial de afección al medio ambiente. En conclusión, dictaminó que se incluyera en el catálogo oficial.

Esto conlleva la prohibición genérica de posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos, así como de sus restos, incluyendo el comercio exterior. Además, los ejemplares de las especies animales y vegetales incluidas en el catálogo que sean extraídos de la naturaleza por cualquier procedimiento no podrán ser devueltos al medio natural.

Esta decisión generó una corriente en contra por parte de colectivos de pescadores, que se agruparon en la Asociación española de la carpa. Alfonso Rodríguez, representante de la entidad en Extremadura y uno de los promotores de su fundación, señala que la medida adoptada por la Junta tendrá un gran impacto en la región. Según indica, del 75 al 80% de los concursos que se celebran en la comunidad tienen a esta especie como protagonista. En uno de los últimos, celebrado en Alcántara, una pareja llegó a capturar 500 kilos.

Como se ha indicado, a partir de la entrada en vigor de la orden regional estos animales no podrán devolverse al agua tras ser pescados, algo a lo que se oponen los amantes de este deporte.

Para Rodríguez, cumplir esta exigencia puede implicar un problema de salud pública, ya que afirma que sería necesario contar con contenedores adecuados para poder eliminar estos residuos, así como otro tipo de requisitos en materia de transporte.

La medida se debe a un fallo del Supremo

sobre el catálogo nacional de especies invasoras

Además, señala que las directivas europeas exigen que estos animales mueran sin sufrimiento. En el caso de las carpas, indica que se desconoce cómo habría que llevar a cabo la eliminación de estos peces.

«Ni moralmente queremos hacerlo, ni estamos cualificados», apunta. A su juicio, no tiene sentido que las empresas que gestionan la eliminación de subproductos animales no destinados al consumo humano (Sandach) deban superar controles muy estrictos y que ahora se pida algo similar a los pescadores.

En conclusión, estima que buena parte de los concursos de captura de carpas podrían dejar de celebrarse, con el consiguiente impacto para un sector que cuenta con 120.000 licencias en la región y que en toda España genera una actividad de 4.000 millones de euros y más de 10.000 puestos de trabajo, según indica Rodríguez.

La otra opción es que los pescadores rechacen cumplir la nueva orden de veda. «Nos vamos a negar», afirma Alfonso Rodríguez. Como apunta, en la reunión del jueves se solicitó a la Junta cambiar las normas para que se puedan seguir pescando carpas en Extremadura sin problemas.

No hay alternativa

Después de que se produjera el fallo del Supremo, la Administración regional se mostró en contra de considerar la carpa como especie exótica invasora. Pero ahora no tiene más remedio que acatar la sentencia.

La Consejería de Medio Ambiente y Rural de la Junta de Extremadura señala que la orden general de veda tiene que recoger las novedades normativas que le afectan, entre las que está la sentencia del Tribunal Supremo que se pronuncia sobre determinados aspectos del real decreto que regula el catálogo de especies invasoras.

Como recuerda, este fallo es de aplicación en todo el territorio nacional. Fue dictado en marzo del pasado año, pero no se notificó hasta varias semanas después y no se publicó en el Boletín Oficial del Estado hasta junio. La orden de veda de pesca en Extremadura para 2016 fue aprobada en abril, cuando la sentencia todavía no era de aplicación.

La orden que se aprobó este día 14 de septiembre en el Consejo Asesor de Pesca es por tanto la primera desde que la sentencia está en vigor. «La Junta de Extremadura no puede obviar las decisiones emanadas desde el Tribunal Supremo hasta que la Administración General del Estado publique las modificaciones oportunas», añade la Consejería de Medio Ambiente. Por ese motivo, finalmente se ha decidido que la carpa sea considerada especie invasora en Extremadura y modificar las condiciones para su pesca

JUAN SORIANO   |   

0 comments