La CHE comienza hoy a desembalsar La Estanca para revisar las paredes

La Confederación Hidrográfica del Ebro comenzará hoy el desembalse de La Estanca de Alcañiz para revisar las paredes de la presa y llevar a cabo labores de reparación en caso de que se considere necesario.

Esta tarea se realizará de forma «lenta» hasta llegar a los dos hectómetros cúbicos. La fecha para rebajar el volumen de la presa la acordó la Confederación con los regantes, que terminaron ayer la campaña de riego. Aunque el embalse tiene un volumen total de siete hm3, nunca llega a su máximo y normalmente se encuentra entre cuatro y cinco hm3. Según fuentes de la CHE, los trabajos consistirán en auscultar las paredes aguas arriba, es decir, la parte que queda sumergida.

Por otro lado, la Estanca continúa de actualidad porque a mediados de septiembre la CHE prohibió la navegación en el embalse alcañizano como consecuencia de la «rotura prolongada» de la estación de desinfección para evitar la propagación del mejillón cebra. Esta máquina era responsabilidad de la Confederación pero el Ayuntamiento solicitó el año pasado hacerse cargo de la misma porque la CHE no la arreglaba siempre que se estropeaba.
Sin embargo, ahora la estación se ha convertido en un problema para el Consistorio. A principios de verano se volvió a estropear y la Brigada Municipal intentó repararla. Al ver que se trataba de un trabajo más costoso que requería de un técnico especializado, el Ayuntamiento se puso en contacto con la CHE para conocer el nombre de la empresa que fabrica la máquina. No obtuvo respuesta puesto que la persona responsable en la Confederación se encontraba de vacaciones durante todo el mes de agosto. Pese a todo, en septiembre, la CHE prohibió la navegación en La Estanca alegando la «rotura prolongada» de la estación de desinfección.
Tras esta notificación y debido a que el vaciado era inminente, el Consistorio decidió posponer el vaciado hasta primavera, cuando el embalse recuperará su volumen habitual. Así también quieren evitar que algún vándalo rompa de nuevo la estación. «No sé si la revientan porque piensan que dentro hay dinero o cual es el motivo pero todos los años la dañan», afirma el alcalde de Alcañiz, Juan Carlos Gracia Suso.

La CHE no autoriza competiciones
Según el primer edil, la estación no es necesaria para que se sigan organizando competiciones deportivas puesto que las que se llevan a cabo en La Estanca emplean barcas que ya se encuentran en el embalse. Por lo tanto, no es necesario desinfectarlas para evitar la transmisión del mejillón cebra. Una opinión en la que también coincide la Federación Aragonesa de Vela, que tenía programadas para estas fechas tres competiciones en Alcañiz que ha tenido que cambiar de ubicación a última hora. Dos semanas antes de que comenzara la primera prueba, recibieron el comunicado de la CHE en el que prohibía la navegación puesto que en su reglamento se especifica que no se puede navegar en los embalses que no tienen estación de desinfección. Entonces, según explica su presidente, Miguel Sánchez, la federación envió un documento a la Confederación garantizándole que no iba a entrar en La Estanca ningún barco de fuera ni se sacaría ninguno de aguas alcañizanas. Sin embargo, este compromiso no fue suficiente y la CHE les dijo que no podían hacer «distinciones». Esta negativa ha supuesto un gran «trastorno» logístico y de recursos para la Federación, que ha tenido que cambiar el emplazamiento de las tres competiciones en pocos días. A los problemas que esto conlleva, hay que sumarle que está obligada a realizar estas tres pruebas para no perder la subvención anual que recibe del Gobierno de Aragón, 12.000 euros. Solo con no organizar una de las 11 pruebas calendadas ya perdería la aportación de este año y de 2016. «No podemos permitirnos dejar de recibir este dinero, supone un poco menos del 50% de nuestros gastos», comenta Sánchez. Al respecto, el alcalde alcañizano critica que no tendrían porque haberse anulado estas pruebas puesto que no iban a entrar ni a salir embarcaciones y por tanto, no había riesgo de contagio del mejillón cebra. Asegura que en otros embalses como el de La Loteta (Zaragoza), incluso se autoriza la entrada de barcos sin tener estación. «No tiene ningún sentido esta prohibición», concluye.

0 comments