La plaga del cormorán gigante augura una pobre temporada de pesca fluvial

La Xunta dice que la eliminación de ejemplares daría poco resultado y a corto plazo

J. V. LADO   /   Cee / La Voz, 20 de marzo de 2016

FOTO: ANA GARCÍA El Anllóns es el río de la zona más afectado por la invasión del cormorán foráneo.

La presencia del cormorán gigante o centroeuropeo, que realmente son dos especies distintas y poco tiene que ver con el corvo mariño autóctono, se ha multiplicado de manera exponencial en la Costa da Morte en el último año. Principalmente en el Anllóns, donde desde la Venatoria de Bergantiños lo ven como la principal amenaza de la temporada de pesca fluvial que empieza hoy.

De hecho, su secretario, Luis Ríos, explica que ya a finales de diciembre vieron una bandada de más de 40. «Cada un necesita uns 400-500 gramos de alimento ao día o que dá unha idea da carga que iso supón», detalla el veterano pescador, que pone un ejemplo de lo «gordo» que es el problema: «Incluso en zonas como a do San Martiño que debe levar 25 anos vedada e que no verán se vían petadas de troitas, agora apenas hai».

Desde la Xunta de Galicia, cuya directora xeral de Conservación da Natureza, Ana María Díaz, ha elegido el coto de Verdes para dar el pistoletazo de salida a la temporada, señalan que tienen conocimiento del problema, aunque dudan que exista una solución eficaz a nivel local.

Medio Ambiente realizó un informe al respecto en noviembre del 2014 presentado al Comité Galego de Pesca, en el que se refleja que a lo largo de los últimos 30 años estas poblaciones «tense incrementado notablemente». Sin embargo, el estudio de impacto ambiental al respecto, que data de los años 2005-2006 habla de «nula ou moi escasa relevancia» de su impacto sobre el salmón y de «pequena entidade» respecto a la trucha «aínda que a nivel local esta magnitude pode ser outra».

La Unión Europea ha elaborado un documento guía para el control de estas especies, que están protegidas con algunas excepciones como la de «evitar prexuízos importantes á pesca». Por tanto, para eliminar ejemplares tiene que haber un número significativo, que se detecte en las poblaciones piscícolas depredación importante por esta causa y que se descarten otros factores en las mermas.

Sin embargo, la propia Xunta incide en que en Francia y Baviera se ha probado la eliminación de ejemplares con muy pocos resultados y solo a corto plazo, por lo que apuestan por una «estratexia paneuropea» con incidencia en los países de origen.

0 comments