La sequía obliga a “cerrar” la pesca del cangrejo Señal y Rojo prevista para fin de año

Solo está permitida en el tramo internacional del río Manzanas desde “El Tablao” de Villarino hasta Latedo

Chany Sebastián 23.07.2017

Pescadores en el río Aliste antes de que se secara. Foto Ch. S.

La pesca de crustáceos en los ríos alistanos fijada para este año en siete de los doce meses del año se cierra temporalmente cinco antes de lo previsto, a causa de la sequía. La fuerte ola de calor de finales de primavera y principios de verano está dejando prácticamente sin agua a la mayoría de ríos y arroyos de la comarca de Aliste lo cual, aplicando la normativa, trae consigo la prohibición de la práctica de la pesca. Estamos en plena campaña de los cangrejos Señal y Rojo de las Marismas.

La normativa de Medio Ambiente establece claramente que en el momento en que un cauce de agua, sea un río o un arroyo, deja de correr, automáticamente para salvar el cauce ecológico y por consiguiente la fauna y la flora acuática, queda prohibido tanto la extracción de agua con motores para riego como la pesca. Prohibición que quedaría sin efecto solo si los ríos vuelven a correr, algo que en la mayoría de los casos se aventura difícil antes de noviembre. La situación más complicada es la del Cebal y así lo demostró cuando dejó de correr en mayo de 2016 y no volvió a continuar su recorrido hasta febrero de 2017 cuando habitualmente se recuperaba a finales del otoño.

La situación de los ríos, arroyos y manantiales amenaza con convertirse en la peor de las últimas décadas y tanto las autoridades, como vecinos y ganaderos temen, de hecho lo aseguran, que terminará por afectar al suministro de los pueblos e incluso al abastecimiento del ganado, pues a ello se suma que las charcas artificiales que se surten de las lluvias están todas ya secas.