La temporada de pesca fluvial arrancará con la cifra más baja de tramos vedados

 

Las zonas en las que no puede ejercerse la actividad en Barbanza se redujo un 80 % durante el último lustro

PACO RODRIGUEZ

X. R. ALVITE 
MAZARICOS / LA VOZ 

Buenas noticias para los pescadores barbanzanos. La temporada de pesca fluvial que comienza el próximo domingo arrancará en la zona sin apenas ríos vedados. Si el año pasado se prohibía la actividad en casi una decena de cauces, en esta ocasión las restricciones se limitan a unos cinco kilómetros del Xallas, a su paso por Mazaricos -discurre entre Ponte do Vao das Pereiras y A Pontenova, en Colúns- y a los regatos que van por el parque natural de Corrubedo, en los que tradicionalmente ya se viene prohibiendo esta actividad.

La buena salud de los ríos de la zona queda de manifiesto en el hecho de que en el último lustro se han reducido en cerca de un 80 % las áreas vedadas. Desde la Consellería do Medio Ambiente se confirma la recuperación que, en cuanto a flora y fauna, han experimentado la mayoría de las masas de agua, aspecto que justifica su libre apertura a los aficionados.

A esto hay que sumar las condiciones meteorológicas favorables registradas en los últimos meses y que, según señalan los pescadores, ha facilitado que especies habituales, como la trucha o el reo, hayan criado satisfactoriamente. «Despois dun outono moi seco no que os ríos levaban caudais moi baixos, as chuvias persistentes do inverno permitiron aumentar os niveis de auga e grazas a iso houbo comida suficiente para que fosen medrando», apunta un vigilante medioambiental que trabaja en la zona, y que vaticina una buena campaña en cuanto a volumen de capturas.

Buenas perspectivas

El profesional asegura: «En teoría, debía ser unha boa tempada. O que pasa é que as capturas dilúense debido ao elevado número de persoas que van aos ríos, sobre todo nas primeiras semanas da campaña».

Con carácter general, la temporada se extiende hasta el 31 de julio, si bien existen particularidades en función del tipo de especie o coto del que se trate.

El reo es una de las especies más abundantes

Aunque la trucha sigue siendo el principal objetivo de la mayoría de los pescadores, el reo también tienen mucha aceptación. Cauces como el Coroño, en Boiro; el Pedrafigueira y el Vadebois, en Carnota; o el Sóñora, entre Lousame y Noia, figuran entre los principales de Galicia para la captura de esta especie, como indican desde Medio Ambiente.

Como norma general, el período hábil para coger reo va del 1 de mayo al 31 junio, y el número de piezas por pescador y jornada es de 5, con una dimensión mínima de 35 centímetros.

La modalidad sin muerte ha cobrado un gran auge

La pesca sin muerte es una de las modalidades que más auge ha experimentado en los últimos años. En la comarca hay tramos como el del Xallas -entre la presa de Santa Uxía y la desembocadura en O Ézaro- que son especialmente frecuentados por los aficionados que se decantan por esta alternativa.

En estos ríos está prohibido el cebo natural, permitiéndose solo el uso de mosca artificial y cucharilla. En ambos casos, con un anzuelo y sin arpón. Las capturas deben devolverse al agua una vez se ha producido la extracción.

«De forma gratuíta lograríase unha mellora espectacular en moitos ríos»

Francisco Martínez, presidente de El Halcón de Mazaricos

El presidente de la entidad El Halcón de Mazaricos, Francisco Martínez, es optimista a la hora de valorar el inicio de la temporada: «Todo apunta a que pode ser unha boa campaña porque as chuvias axudaron no momento da cría e agora hai un caudal moi bo para especies coma a troita».

Pese a ello, lamenta lo que considera escasa implicación de las Administraciones en la mejora de la limpieza de muchos ríos. «Non é que o estado xeral sexa malo, pero con pouco podería ser moito mellor. De feito, chegaría con que se axilizasen os permisos que moitos particulares piden para limpar pólas ou retirar árbores caídas das súas fincas. De forma gratuíta conseguiríase unha mellora espectacular da saúde de moitos ríos».

Francisco Martínez critica que, en muchos casos, se tarde más de seis meses en conceder permisos para pequeñas actuaciones en zonas públicas de dominio hidráulico, tramitación que depende de Augas de Galicia, entidad adscrita a Medio Ambiente.

«Conseguir troitas que teñan o tamaño regulamentario é moi complicado»

Miguel Cambeiro, pescador

El carnotano Miguel Cambeiro afirma que cada año se desvincula un poco más de esta afición y recalca que el motivo se debe a que «conseguir troitas que teñan o tamaño regulamentario é moi complicado, polo menos na zona pola que me movo eu. Pero tamén falo con compañeiros doutras localidades e apuntan o mesmo».

Explica que uno de sus mayores temores es exponerse a una sanción porque algún ejemplar no alcance la medida: «Cada pescador arríscase a vir cunha denuncia para casa. A algúns non lles importa e levan canto collen». Al mismo tiempo, asegura que tampoco hay demasiados ejemplares: «No Tambre hai reo, pero tamén é pequeno».

En su caso, afirma que se ha planteado la posibilidad de practicar la pesca sin muerte, ya que de esta forma estaría más tranquilo: «Antes a xente encargábame troitas, pero agora xa non me comprometo a nada diso. Por iso estou pensando en devolver as capturas ao río».

Análisis: Normas estrictas para garantizar la conservación

La Consellería de Medio Ambiente establece al inicio de cada campaña todas las normas que regularán la pesca en aguas continentales en el conjunto de Galicia. Están disponibles en la página web de este organismo – http://cmaot.xunta.gal/ – y en ellas se recogen, entre otros, los siguientes aspectos que deben tener en cuenta todos los aficionados.

Especies vedadas. Este año estará prohibida en todos los cauces la pesca del cangrejo de río, la bermejuela, el espinoso o el sábalo. Especies como la lamprea o el salmón cuentan con planes especiales de aprovechamiento, por lo que se necesita un permiso especial para poder capturarlas

Capturas por persona. Ningún aficionado puede coger más de diez truchas por jornada, y la talla que, con carácter general, se ha establecido es de 19 centímetros, aunque hay variaciones en función del tipo de río o coto de pesca. Para la captura del reo, modalidad con muchos seguidores, se establece un máximo de cinco piezas con un tamaño mínimo de 35 centímetros

Jornadas hábiles. Como norma general, el lunes es el único día en el que no está permitida la pesca fluvial, salvo que coincida con un festivo nacional o autonómico. Por su parte, los jueves serán hábiles únicamente para la modalidad de pesca sin muerte en todas las masas de agua.

Los horarios. El horario permitido va desde una hora antes de salir el sol hasta una hora después de ponerse. Diez minutos antes del comienzo y diez después de finalizar, aparejos y cebos deben estar recogidos y las cañas, plegadas.

Aparejos. Solo se autoriza la pesca con caña, salvo en ejemplares con una reglamentación especial, y se prohíbe usar el aparejo conocido como de ninfa, o cualquier otro semejante. El reglamento solo permite el empleo de una caña por persona, a una distancia máxima del pescador de tres metros.

Desde embarcación. En caso de pesca desde embarcación prevalece la norma de una caña por persona, aunque no podrá haber más de tres, independientemente del número de pescadores que estén a flote.

0 comments