Los ríos se secan y desatan el enfado

 

 

La escasez de agua marca la temporada de pesca en muchos ríos de la Comunidad que podrían incluso no alcanzar los caudales mínimos ecológicos exigidos / Los pescadores preocupados por la situación

Uno de los motores que absorbe el agua del Esgueva en el municipio vallisoletano de Villanueva de los infantes. – L. DE LA FUENTE

LEONARDO DE LA FUENTE VALLADOLID
19/07/2019

La temporada de pesca en un buen número de cauces de Castilla y León está siendo marcada clarísimamente por los escasos caudales que presentan los ríos regionales. Sin llegar a ser una temporada tan seca como la de 2017, donde en algunos ríos de la Comunidad hubo que recurrir al cierre anticipado de la campaña de pesca y emplear equipo de agentes y personal especializado para tratar de recuperar a los peces de estos exiguos tramos, para llevarlos y tratar de ponerlos a salvo en otro sitio donde hubiera más agua. Este año la sequía se está haciendo notar de nuevo para poner de manifiesto, que las distintas especies piscícolas que pueblan los ríos de la región son, especialmente en el caso de las truchas, que es una especie sumamente atractiva para el pescador, pues no en vano se la declaró especie de prioridad preferente, unas auténticas supervivientes.

No son tantos los ríos de la región que en esta época estival mantienen los caudales mínimos ecológicos, a pesar de que existe normativa que así lo exige. Estos caudales ecológicos sirven para armonizar las masas de agua de modo que se creen las condiciones óptimas para la conservación del ecosistema de cada río y es aquel que permite mantener, como mínimo, la vida de los peces que de manera natural habitan en un río, así como la vegetación de su ribera.

En este sentido no se entiende la reducción de caudales en un buen número de tramos, sobre todo en ríos no regulados donde los caudales mínimos suelen brillar por su ausencia. Asimismo los pequeños ríos tributarios que carece de algún pantano que lo pudiera regular merman sustancialmente sus caudales, en muchas ocasiones debido a los riegos incontrolados que anualmente agotan estos ríos, como puede ser el río Esgueva, que cuenta con un buen número de tomas de agua de dudosa legalidad e incluso ilegales a su paso por la provincia de Valladolid y que convierte en a este río truchero en un espadañal, donde no se ve ni el río, y donde se hallan ocultas ésas tomas de agua clandestinas, algo bastante común en otros ríos de Tierra de Campos, donde viene sucediendo tres cuartos de lo mismo temporada tras temporada, existiendo incluso tomas autorizadas carentes de contador, con lo que es muy difícil controlar el agua que se le «resta» a algunos ríos.

«Lo raro sería -señala un aficionado a la pesca ribereño del Esgueva vallisoletano-, es que con el poco agua que hay y la falta de oxígeno que tienen que tener estas aguas, este río todavía pueda mantener vivas a las especies que lo pueblan y no haya una mortandad masiva de sus peces. No hay más que darse una vuelta por la ribera del río para ver que hay distintas tomas de agua que los aficionados a la pesca estamos casi convencidos que no son legales del todo, eso sí, en los foros de pesca lo hemos expuesto en distintas ocasiones y no tenemos constancia de que se haya producido denuncia alguna porque las tomas de agua siguen estando donde siempre estaban y alguna de forma notoria y bien visible». En referencia a varias tomas en términos municipales como Villanueva de los Infantes, Villarmentero de Esgueva y otra que existe en el kilómetro 9, aproximadamente, en la carretera de Renedo.

Vigilancia

Entretanto, desde la Confederación Hidrográfica del Duero señalaron a este diario que, «tras la reunión de la Junta de Gobierno de la CHD del pasado 21 de junio se está vigilando cualquier extracción de agua del río Esgueva, un río que permite que se pueda regar mientras mantenga un caudal mínimo de 260 litros de agua por segundo, medidos en la estación de Torre de Esgueva, cómo parte del Plan de Racionalización y medida del ahorro del agua, quedando prohibida cualquier derivación de agua en el dominio público por debajo de esa cantidad. La Confederación está controlando exhaustivamente este punto. Los ayuntamientos por donde transcurre el río lo saben y advertimos que no cumplirlo es medida de fuertes sanciones».

Como dato señalar que ayer jueves según las estaciones de aforo de este río que tiene sus aguas declaradas como trucheras hasta casi Valladolid, el río Esgueva a su paso por Cabañes de Esgueva, en Burgos marcaba 015 metros cúbicos por segundo, en Torre de Esgueva, en Valladolid marcaba 020 metros cúbicos por segundo, en Villanueva de Esgueva, el caudal era de 032 y Valladolid, donde el Esgueva se entrega al Pisuerga a las 11 de la mañana marcaba 024 metros segundo, curiosamente más caudal que varios kilómetros aguas arriba.

0 comments