Ríos desiertos en el arranque de la campaña salmonera de pesca sin muerte

Tal y como se presagiaba, los ribereños de las cuencas asturianas volvieron a dar la espalda, una vez más, al inicio de la temporada de pesca al salmón en la especialidad de “sin muerte”, es decir, la que obliga a devolver al agua la pieza en el supuesto de que haya una captura.

El río Sella, esta mañana, a su paso por Cangas de Onís. Carbajal

J. M. Carbajal 18.03.2018 

Sólo hacía falta echar un vistazo esta mañana a las zonas más salmoneras, como las cuencas del Oriente (Sella y Cares-Deva).Con unos 7 grados de temperatura ambiental, sobre las 8.30 horas las aguas del río Sella a su paso por Cangas de Onís presentaban esta mañana un nivel inmejorable para la pesca a estas alturas del año y con un espectacular color verde esmeralda. Por contra, sin rastro de pescadores.

Todo apunta a que los aficionados a la pesca al salmón no se animarán hasta el segundo domingo de abril, dia 15, fecha en la que se levantará el telón a la pesca tradicional -con muerte- en aguas continentales del Principado de Asturias.

Como dato anecdótico, cabe reseñar que para el 14 de abril, víspera de la inauguración de la campaña con muerte, se ha elegido el único de los cotos “sin muerte” en toda la cuenca del Sella, en El Golondrosu, aunque, en el Cares-Deva, también se escogió otro, El Tilo, pero para el 8 de abril.

Lo vivido en la mañana de hoy no hace más que constatar que la mayoría de los ribereños sigue dándole la espalda a la temporada de pesca de salmón sin muerte. En el Occidente, al igual que en el Oriente, la mayoría de pescadores también ha manifestado su nula intención de ir a pescar hasta que no se permita llevarse las capturas a casa.  

La gran expectación salmonera será así a partir del 15 de abril, con la apertura de la pesca tradicional y con la ilusión de los aficionados de capturar el “campanu”.  En el Oriente, los pescadores reclaman controles de cormoranes. Según los aficionados, este ave depredadora es uno de los máximos peligros a los que se enfrenta el salmón, y aseguran que los controles que se llevan a cabo desde el Principado son “insuficientes”.
Por otra parte, hoy se ha iniciado la temporada de pesca tradicional de trucha en los pequeños tramos, excepto en las zonas salmoneras, tramos de pesca sin muerte, zonas de pesca intensiva o restricciones especiales. La campaña se prolongará hasta el 15 de agosto, siendo el cupo máximo de seis ejemplares de 19 centímetros, por pescador y jornada.
El debate sobre la cría de salmones
Que cada vez hay menos salmones en los ríos asturianos es, por desgracia, una realidad. Ni los periodos de pesca sin muerte, ni las repoblaciones que llevan a cabo las sociedades de pescadores en los afluentes asturianos han logrado más que paliar los negros datos que ofrecen cada año los ríos del Principado. Además, ahora los biólogos aseguran que llevar a cabo repoblaciones en los ríos perjudica “gravemente” a la especie.